Los pulmones se localizan en el tórax. Cuando usted respira, el aire pasa a través de la nariz, baja por la tráquea y llega hasta los pulmones, donde fluye a través de conductos llamados bronquios. La mayoría de los cánceres pulmonares comienzan en las células que recubren estos conductos.

Existen 2 tipos principales de cáncer pulmonar:

  • Cáncer pulmonar de células no pequeñas (CPCNP) que es el tipo más común.
  • Cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) que conforma aproximadamente el 20% de todos los casos.

Si el cáncer pulmonar está compuesto de ambos tipos, se denomina cáncer mixto de células grandes/células pequeñas.

Si el cáncer comenzó en otro lugar del cuerpo y se diseminó a los pulmones, se denomina cáncer metastásico al pulmón.

Causas

El cáncer pulmonar es el tipo de cáncer más mortífero tanto para hombres como para mujeres. Cada año mueren más personas de cáncer en el pulmón que de cáncer de mama, de colon y de próstata combinados.

El cáncer pulmonar es más común en adultos mayores. Es poco común en personas menores de 45 años.

El consumo de cigarrillo es la principal causa de este tipo de cáncer. Cuantos más cigarrillos fume usted al día y cuanto más temprano haya comenzado a fumar, mayor será el riesgo de padecer cáncer pulmonar. No existe evidencia de que fumar cigarrillos bajos en alquitrán disminuya el riesgo.

El cáncer pulmonar también puede afectar a personas que nunca han fumado.

El tabaquismo pasivo (inhalar el humo de otros) incrementa el riesgo de cáncer pulmonar.

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de cáncer pulmonar:

  • Exposición al asbesto.
  • Exposición a químicos cancerígenos, como el uranio, el berilio, el cloruro de vinilo, los cromatos de níquel, los productos del carbón, el gas mostaza, los éteres clorometílicos, la gasolina y los productos de la combustión del diesel.
  • Exposición al gas radón.
  • Antecedentes familiares de cáncer pulmonar.
  • Altos niveles de contaminación del aire.
  • Altos niveles de arsénico en el agua potable.
  • Radioterapia en los pulmones.

Síntomas

Es posible que el cáncer pulmonar incipiente no cause ningún síntoma.

Los síntomas dependen del tipo de cáncer que usted tenga, pero pueden abarcar:

  • Dolor torácico
  • Tos que no desaparece
  • Tos con sangre
  • Fatiga
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Pérdida del apetito
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancias

Otros síntomas que también se pueden presentar con el cáncer pulmonar, a menudo en sus estadios tardíos son:

  • Dolor o sensibilidad en los huesos
  • Párpado caído
  • Parálisis facial
  • Ronquera o cambio de la voz
  • Dolor articular
  • Problemas en las uñas
  • Dolor en el hombro
  • Dificultad para tragar
  • Hinchazón de la cara o los brazos
  • Debilidad

Estos síntomas también pueden deberse a otras afecciones menos graves, por lo que es importante consultar con su proveedor.

Pruebas y exámenes

El cáncer de pulmón con frecuencia se encuentra cuando se realiza una radiografía o una tomografía computarizada por otra razón.

Si se sospecha de cáncer de pulmón, el médico realizará un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica. Le preguntarán si fuma. De ser así, le preguntarán cuánto fuma y durante cuánto tiempo lo ha hecho. También le preguntarán sobre otras circunstancias que pueden haberlo puesto en riesgo de sufrir cáncer de pulmón, como la exposición a ciertos químicos.

Al auscultar el tórax con un estetoscopio, el médico puede oír líquido alrededor de los pulmones. Esto puede sugerir la presencia de cáncer.

Los exámenes que pueden realizarse para diagnosticar el cáncer de pulmón o saber si se ha extendido incluyen:

  • Gammagrafía ósea
  • Radiografía de tórax
  • Conteo sanguíneo completo (CSC)
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Resonancia magnética del tórax
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP)
  • Examen de esputo para buscar células cancerosas
  • Toracocentesis (muestra de acumulación de líquido alrededor del pulmón)

En la mayoría de los casos, se extrae un pedazo de tejido de los pulmones para su análisis bajo el microscopio. Esto se llama biopsia. Hay varias maneras de hacerla:

  • Broncoscopia combinada con biopsia
  • Biopsia por punción dirigida por TC
  • Ecografía endoscópica del esófago (EEE) con biopsia
  • Mediastinoscopia con biopsia
  • Biopsia de pulmón a cielo abierto
  • Biopsia pleural

Si la biopsia muestra cáncer, se realizan más exámenes imagenológicos para averiguar el estadio del cáncer. Estadio o etapa significa cuán grande es el tumor y cuánto se ha propagado. La estadificación ayuda a guiar el tratamiento y el seguimiento, y le da una idea de qué puede esperar.

Tratamiento

El tratamiento para el cáncer de pulmón depende del tipo de cáncer, de lo avanzado que esté y de cuán saludable esté usted:

  • La cirugía para extirpar el tumor se puede hacer cuando este no se haya propagado más allá de los ganglios linfáticos cercanos.
  • La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas y detener el crecimiento de las nuevas células.
  • La radioterapia utiliza potentes rayos X u otras formas de radiación para destruir las células cancerosas.

Los tratamientos anteriores pueden realizarse solos o combinados. El médico puede comentarle más sobre el tratamiento específico que usted recibirá, dependiendo del tipo específico de cáncer pulmonar y del estadio en el que se encuentre.

Expectativas (pronóstico)

Su pronóstico depende sobre todo de qué tanto se haya diseminado el cáncer pulmonar.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH